dimecres, 8 d’octubre de 2008

PRESENTACIÓ FÒRUM PER LA III REPÚBLICA A CATALUNYA



Ahir a l’Ateneu de Barcelona es va fer la presentació a càrrec de Miquel Jordà del Fòrum per la III República amb la participació de Ramón Serrano, Bernat Muniesa, Carlos Rojas i Josep Sánchez Cervelló. Estava prevista la presència de Julio Anguita però no va poder assistir-hi per problemes de salut.

A una sala d’actes plena es va fer història de la República, es va parlar del moment actual i es va posar sobre la taula una proposta d’unitat dels republicans per avançar cap a la Tercera però sense explicitar actuacions concretes.

Es va llegir un text d’Anguita en el que posava de manifest que lo important és saber quants som i si podem treballar per l’objectiu Tercera República plegats, no només trobant-nos als actes commemoratius, i deixant la següent pregunta a l’aire: ¿Quedamos convocados todos?

Les idees que més es van sentir van ser la culpabilitat de la Transició, la il·legitimitat de la monarquia i de la constitució monàrquica, la degeneració democràtica de l’Estat, la continuïtat del franquisme polític i econòmic i el suport de la premsa a aquest model. La conclusió sempre la mateixa, la República com a solució als problemes que vivim ara heretats de la dictadura.

Crec que tots els republicans podem subscriure aquestes idees i conclusions.

Al final de l’acte l’advocada Montserrat Fernández-Garrido des de la platea va exposar una queixa més que justificada denunciant que a la taula no hi hagués cap dona, queixa que subscrivim des del nostre Col·lectiu. Quina República es pretén construir si obviem la participació activa de la dona en la seva consecució?. I això que a la taula van dir que si les dones reprodueixen el que han fet els homes no avançarem, llavors que els homes rectifiquin i aprenguin de les dones.


Miquel Jordà. Aquesta constitució no és democràtica. No pretenem ser un partit polític. La premsa ja no critica és súbdita de la monarquia. A Botín tant li fa que governi el PP que el PSOE. El capitoste més beneficiat d’això és el Borbó i la seva família. La monarquia no té cap base racional per existir. És una bestiesa que el rei sigui el cap de l’exèrcit.

Josep Sánchez Cervelló (professor URV). Un dia en va dir Mario Soares (president de la República portuguesa) el rei és quasi un rei republicà al que li vaig contestar, si però tu no vols una monarquia, al que en va respondre: jo, no, jo, no. Les nostres repúbliques han estat víctimes de les casuístiques de crisi econòmica al seu voltant. La República no és de dreta ni d’esquerra, el missatge de la República és transversal ha d’arribar a la dreta. La República ha estat el millor període de relació Catalunya-Estat i el de major autogovern.

Carlos Rojas (escriptor). No hi cap estat al món en el que una casa real se l’hagi fet fora 4 vegades en dos segles i hagi tornat altres 4 al poder. La casa real Borbó té una predisposició genètica al poder o el país té una debilitat per acollir a aquest borbons 4 vegades. Ha arribat l’hora de corregir el passat i per sempre.

Bernat Muniesa (President de la plataforma a Catalunya). Carrillisme i felipisme han estat les crosses de la família borbó. Tenim la Constitució de la infàmia que legitima al genocidi franquista. L’exèrcit està per sobra de la Constitució. El rei està al marge de la Constitució, ja que pels fets del rei respondrà el president del govern. El feixisme postmodern és un fenomen que ja té prou amb els mitjans de comunicació per justificar-se. L’élite política s’està divorciant de la societat civil i això és una de les facetes del feixisme postmodern. Hi ha una pintada a la facultat que és sintomàtica “els banquers s’ens pixen a sobra i els polítics diuen que plou”. Es pot demanar un referèndum monarquia-república, discutir quin model d’estat volem: si federal, si confederat, si estat lliure associat, no passa res.

Discurs de Julio Anguita

Ya es hora

Nosotros, integrantes del Foro por la III República que hoy se presenta ante ustedes, queremos someter a la consideración de los presentes y a la de la ciudadanía española una serie de reflexiones en torno a la necesidad, viabilidad y oportunidad de establecer los fundamentos y las premisas que consoliden una apuesta mayoritaria por la construcción de la III República.

El edificio montado por la Transición fue posible por la transacción habida entre las cúpulas partidarias y los herederos, cuando no protagonistas, del franquismo. El tiempo transcurrido y los efectos producidos en la ética ciudadana, la organización del Estado, el desarrollo de los Derechos Humanos y el despliegue de la Democracia como meta, método, camino y virtud civiles ha demostrado que ese edificio está cuarteándose a ojos vista. La Transición fue una chapuza que pretendió en sus momentos de lanzamiento, poner un paréntesis a la Historia desde el borrón y cuenta nueva.

La crisis que hoy azota a las finanzas y a la economía globalizadas, el espíritu bélico y armamentístico que al socaire de las grandes palabras pretende conformar definitivamente un orden mundial de cuño neo-colonialista y la creciente dilución de los valores y referentes necesarios para conformar sociedades fuertes en las que el concepto seguridad esté totalmente desvinculado de cualquier alusión a las fuerzas armadas, tienen en el Estado Español una especial presencia.

Sentencias de altos tribunales, pactos políticos post electorales que con toda ligereza ponen en marcha acuerdos que para ir tirando, corrupción instalada en las entrañas mismas de las tres administraciones que componen el Estado, laminación de lo público, vuelta al clericalismo más zafio, carencia de líneas claras y firmes en Educación que conformen un futuro en el que el valor de lo clásico y perenne cobre una vida renovada conforme con los tiempos diseñan una coyuntura que demanda una respuesta ciudadana y democrática que establezcan un nuevo orden de cosas.

Un impulso de este tipo solo es posible desde una propuesta alternativa de Estado que tenga a la República como su expresión más depurada, moderna y conectada a la legitimidad y a la legalidad democrática conculcada por el fascismo.

El problema más inmediato, la urgencia más perentoria es conocer la cantidad y la cualidad de las personas, colectivos, organizaciones y foros del pensamiento que en esta hora están dispuestos a conectar aproximaciones para ir tejiendo la base republicana. Se trata de abrir un proceso constituyente que vaya cuajando y extendiéndose hasta culminar en la proclamación de la III República.

Son cada vez más numerosos los colectivos y personas que se reclaman republicanos. Sin embargo, eso que es sin duda alentador, no puede cristalizar en una situación puramente testimonial o para conmemorar efemérides republicanas. Pensamos que sin obviar o abandonar las manifestaciones y sentimientos republicanos ligados a otros momentos de la Historia, se debe ir sintonizando proyectos, propuestas, avances y procesos que impulsen, desarrollen y hagan culminar el proceso constituyente.

¿Cuántas organizaciones republicanas existen? ¿Cuál es su horizonte? ¿Creen posible hacer un esfuerzo conjunto para poner al día sus aspiraciones y métodos para hacerlas posibles? La República a construir es un proyecto para este comienzo del siglo XXI. Venimos de lejos, nos apoyamos en el hilo conductor del ideal republicano concretado en 1873 y 1931 pero incardinamos nuestro esfuerzo cara al hoy y al mañana. Aspiramos a la III República que es tercera no sólo por cronología sino también y fundamentalmente, como mensaje y símbolo de actualidad.


Sirvan estas breves palabras como llamamiento a todo el republicanismo para encontrarnos en la tarea de diseñar, participar y construir una República concreta con contenidos, valores y ejes concretos que sirva para desarrollar el concepto Democracia hasta sus últimas consecuencias. Ya es hora de pasar a la acción consciente con la ilusión, generosidad y entrega de quienes aceptan el reto de asumir la realidad para superarla. ¿Quedamos convocados todos?